LA ADQUISICIÓN DE LA NACIONALIDAD ESPAÑOLA

Muchas personas se plantean muy seriamente conseguir la nacionalidad española y desde nuestro despacho de abogados en Zaragoza podemos ayudarles a conseguirla. Los requisitos y las trámites que hay que realizar son numerosos diferentes en función de la vía por la que se quiera adquirir la nacionalidad española.


El procedimiento para conseguir la nacionalidad es largo y si cometes un error o no aportas todos los documentos necesarios puede ser un motivo para que el Estado te deniegue la nacionalidad española y ello después de todo el tiempo invertido en el proceso.


Así, por ejemplo, en el Registro Civil de Zaragoza se conceden las citas para solicitar la nacionalidad española a un año vista, lo que quiere decir que primero tienes que acudir al Registro Civil para informarte de todo lo que tienes que presentar, preparar la documentación necesaria y después pedir la cita para iniciar el procedimiento, cita que se te dará para dentro de un año y sólamente para iniciar el procedimiento. 


Puedes leer esta noticia para darte cuenta del tiempo que tarda el Registro Civil de Zaragoza en darte la cita para iniciar el procedimiento de adquisición de la nacionalidad española.


En nuestro despacho de abogados de Zaragoza asesoramos a nuestros clientes sobre la vía más adecuada para conseguir la nacionalidad española y si es preciso, realizamos los trámites necesarios para conseguirla, defendiendo tu derecho a la nacionalidad española en el caso de que te sea denegada injustamente.



¿QUE ES LA NACIONALIDAD?


La nacionalidad es el vínculo específico que relaciona a una persona con un estado. Este vínculo genera la pertenencia de la persona a ese estado y este hecho le hace participar de los derechos y obligaciones creados por el mismo. En España, la nacionalidad se puede adquirir de manera originaria, derivativa, por atribución, también se puede atribuir por consolidación y por opción, se puede perder y se puede volver a recuperar.



ADQUISICIÓN ORIGINARIA DE LA NACIONALIDAD ESPAÑOLA


Son españoles de origen los nacidos de padre o madre españoles y los nacidos en España de padres extranjeros si, al menos, uno de ellos hubiera nacido también en España aunque en este punto hay excepciones. También son españoles de origen los nacidos en España de padres extranjeros, si ambos carecen de nacionalidad o si la legislación de ninguno de ellos atribuye al hijo una nacionalidad y los nacidos en España cuya filiación no resulte determinada. A estos efectos, se presumen nacidos en territorio español los menores de edad cuyo primer lugar conocido de estancia sea territorio español.


Es importante tener en cuenta que la filiación o el nacimiento en España, cuya determinación se produzca después de los dieciocho años de edad, no son por sí solos causa de adquisición de la nacionalidad española. El interesado tiene entonces derecho a optar por la nacionalidad española de origen en el plazo de dos años a contar desde aquella determinación.



ADQUISICIÓN DE LA NACIONALIDAD ESPAÑOLA POR CONSOLIDACIÓN



La posesión y utilización continuada de la nacionalidad española durante diez años, con buena fe y basada en un título inscrito en el Registro Civil, es causa de consolidación de la nacionalidad aunque se anule el título que la originó.


La Dirección General de Registros y del Notariado a través del uso de las facultades que posee para establecer criterios generales interpretativos dispuso que en estos casos es preciso que se haya dado una actitud activa del interesado respecto a la nacionalidad española poseída, esto es, comportándose como un español ejerciendo los derechos y deberes derivados de su cualidad de tal y que el título por el que adquiere la nacionalidad española  ha de estar escrito en el Registro Civil, de donde se deduzca que, bien por vía de filiación bien por nacimiento en España, el interesado era ciudadano español si bien una Sentencia del Tribunal Supremo de octubre de 1998 flexibilizó los criterios de exigencia establecidos por la Dirección General de los Registro y del Notariado.



ADQUISICIÓN DE LA NACIONALIDAD ESPAÑOLA POR OPCIÓN



Tienen derecho a optar por la nacionalidad española las personas que estén o hayan estado sujetas a la patria potestad de un español, aquellas cuyo padre o madre hubiera sido originariamente español y nacido en España y el adoptado cuando sea mayor de dieciocho años porque puede optar por la nacionalidad española de origen en el plazo de dos años a partir de la constitución de la adopción, al igual que la persona cuya filiación o nacimiento en España, se haya determinado después de los dieciocho años de edad y en este caso el interesado tiene entonces derecho a optar por la nacionalidad española de origen en el plazo de dos años a contar desde aquella determinación.



ADQUISICIÓN DE LA NACIONALIDAD ESPAÑOLA POR CARTA DE NATURALEZA



La nacionalidad española también puede adquirirse por carta de naturaleza, otorgada discrecionalmente mediante Real Decreto, cuando en el interesado concurran circunstancias excepcionales.


El único requisito material para su concesión es que concurran en el interesado circunstancias excepcionales, concepto totalmente indeterminado por lo que  los motivos que pueden impulsar al Consejo de Ministros a apreciar la existencia de estas circunstancias excepcionales pueden ser diversos.



ADQUISICIÓN DE LA NACIONALIDAD ESPAÑOLA POR RESIDENCIA



La nacionalidad española también puede adquirirse por residencia en España. En este caso la residencia habrá de ser legal, continuada e inmediatamente anterior a la petición. Para la concesión de la nacionalidad por residencia se requiere que ésta haya durado diez años pero son suficientes cinco años para los que hayan obtenido la condición de refugiado y dos años cuando se trate de nacionales de origen de países iberoamericanos, Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial o Portugal o de sefardíes.


Basta el tiempo de residencia de un año para el que haya nacido en territorio español, el que no haya ejercitado oportunamente la facultad de optar, el que haya estado sujeto legalmente a la tutela, guarda o acogimiento de un ciudadano o institución españoles durante dos años consecutivos, incluso si continuare en esta situación en el momento de la solicitud, el que al tiempo de la solicitud llevare un año casado con español o española y no estuviere separado legalmente o de hecho, el viudo o viuda de española o español, si a la muerte del cónyuge no existiera separación legal o de hecho y el nacido fuera de España de padre o madre, abuelo o abuela, que originariamente hubieran sido españoles.


Son requisitos comunes para la validez de la adquisición de la nacionalidad española por opción, carta de naturaleza o residencia que el mayor de catorce años y capaz para prestar una declaración por sí jure o prometa fidelidad al Rey y obediencia a la Constitución y a las leyes, que la misma persona declare que renuncia a su anterior nacionalidad (quedan a salvo de este requisito los naturales de países iberoamericanos, Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial o Portugal o países con los que España haya firmado un tratado de doble nacionalidad) y que la adquisición se inscriba en el Registro Civil español.



PÉRDIDA DE LA NACIONALIDAD ESPAÑOLA



Pierden la nacionalidad española los emancipados que, residiendo habitualmente en el extranjero, adquieran voluntariamente otra nacionalidad o utilicen exclusivamente la nacionalidad extranjera que tuvieran atribuida antes de la emancipación. La pérdida se producirá una vez que transcurran tres años, a contar, respectivamente, desde la adquisición de la nacionalidad extranjera o desde la emancipación.


No obstante, los interesados podrán evitar la pérdida si dentro del plazo indicado declaran su voluntad de conservar la nacionalidad española al encargado del Registro Civil. La adquisición de la nacionalidad de países iberoamericanos, Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial o Portugal no es bastante para producir, conforme a este apartado, la pérdida de la nacionalidad española de origen.


En todo caso, pierden la nacionalidad española los españoles emancipados que renuncien expresamente a ella, si tienen otra nacionalidad y residen habitualmente en el extranjero; los que habiendo nacido y residiendo en el extranjero ostenten la nacionalidad española por ser hijos de padre o madre españoles, también nacidos en el extranjero, cuando las leyes del país donde residan les atribuyan la nacionalidad del mismo, perderán, en todo caso, la nacionalidad española si no declaran su voluntad de conservarla ante el encargado del Registro Civil en el plazo de tres años, a contar desde su mayoría de edad o emancipación.


Los españoles que no lo sean de origen perderán la nacionalidad cuando durante un período de tres años utilicen exclusivamente la nacionalidad a la que hubieran  declarado renunciar al adquirir la nacionalidad española, cuando entren voluntariamente al servicio de las armas o ejerzan cargo político en un Estado extranjero contra la prohibición expresa del Gobierno.



RECUPERACIÓN DE LA NACIONALIDAD ESPAÑOLA


Quien haya perdido la nacionalidad española puede recuperarla cumpliendo varios requisitos: ser residente legal en España (este requisito no será de aplicación a los emigrantes ni a los hijos de emigrantes y en los demás casos podrá ser dispensado por el Ministro de Justicia cuando concurran circunstancias excepcionales), declarar ante el encargado del Registro Civil su voluntad de recuperar la nacionalidad española e inscribir la recuperación en el Registro Civil.



ADQUISICIÓN DE LA NACIONALIDAD ESPAÑOLA POR VÍA DE LA LEY DE LA MEMORIA HISTÓRICA


En aplicación de la Ley de la Memoria histórica, las personas cuyo padre o madre hubiese sido originariamente español podrán optar a la nacionalidad española de origen. Este derecho también se reconoce a los nietos de quienes perdieron o tuvieron que renunciar a la nacionalidad española como consecuencia del exilio.


Sin embargo esta opción esta sujeta a un plazo de caducidad y termina en principio el 27 de diciembre de 2011 aunque la Resolución de 17 de marzo de 2010, de la Subsecretaría, por la que se dispone la publicación del Acuerdo del Consejo de Ministros de 22 de enero de 2010,  amplía un año el plazo para ejercer el derecho de optar a la nacionalidad española recogido en la disposición adicional séptima de la Ley 52/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas a favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura. 

Zaira Milán Pablo, abogada en Zaragoza

ZAIRA MILÁN PABLO
Despacho de Abogados en Zaragoza

Teléfono de contacto 626 223 549
C/ Zurita nº 15, 1º IZDA ZARAGOZA
zmilan@abogadazaragoza.com

Abogados colegiados en el Real e Ilustre Colegio de Abogados de Zaragoza

Consultas online - despacho de abogados en Zaragoza
Comments